domingo, 8 de julio de 2007

Una mujer llamada Carmen

Anoche, como cada sábado desde hace unos meses me reuní a cenar con mis mas intimas amigas, y buen rato de esa cena la ocupamos hablando de política, y que conste que a las que formábamos ese comité no nos van las etiquetas ni de frívolas ni de “mujeres en edad de merecer tan aburridas que se pasan el sábado hablando de política”.

Llegamos a la política a consecuencia de la necesidad de desahogar nuestras frustraciones en lo relativo a poder vivir dignamente y que sea compatible con el pago de la hipoteca, más aún si como es mi caso eres mujer y estas sola, con tu sueldo mondo y lirondo, ¡Carmen Chacón es nuestra esperanza! Acabo mi amiga Loli gritando y todas brindamos por la nueva ministra, puesta esta misma semana, como la mayoria de vosotros sabreis fue puesta por “ZP” al cargo del Ministerio de Vivienda.

Lo de esta chica ha sido una carrera meteórica en la política. De 36 años, esta catalana de claras raíces andaluzas, y más en concreto, de Almería, se convierte así en el miembro más joven del Gobierno.

Y no procede de cualquier sitio, sino de la Vicepresidencia del Congreso de los Diputados. Ya con 32 años era la portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE y profesora de Derecho Constitucional, después de estudiar con becas en España, Canada, Inglaterra y Suiza.

Hija de funcionarios, escritora en sus momentos de soledad y amante de la poesía, es una mujer profundamente feminista, y con ideas políticas desde muy pequeñita, inculcadas por su abuelo. Y todo ello sin dejar de ser sexy, conclusión a la que llegamos todas por unanimidad a los postres.

Hoy me he levantado con la resaca de la conversación mantenida ayer y me he puesto a buscar en internet mas información sobre Carmen, o "La Chacón" como la bautizamos ayer, y he encontrado este pequeño parrafo que me hagustado mucho y ha sido el detonante final para componer esta entrada de hoy:


Primero aprendió de su madre que ser mujer no es nada fácil y luego leyó, en Simone de Beauvoir, que “la mujer no nace, se hace”. Y esto, claro, le ha dado la dureza de carácter. “Me recrimino por no saber decir a mis padres lo mucho que les quiero”. Pasado el tiempo, mujer hecha y derecha, luchadora y capaz, escuchó que el problema fundamental de las mujeres es como el de los caracoles, “que andan siempre con la culpa cargada a la espalda” (ésta, buenísima, es de Manuela de Madre). Y así va, con 32 años, la culpa encima, batallando a pecho partido por el reconocimiento y la igualdad de las mujeres, dejando de lado su propia igualdad, su derecho a ser madre compatible con el ejercicio de la política. Madre de verdad, de las que leen cuentos a sus hijos, se integran en la escuela, educan sin persona ni tele interpuesta y arropan al niño a la voz de te quiero. En fin, que lleva Carmen Chacón el “carma” de la culpa y la soledad, tan femenino. Consuela su angustia en los cuadernos, que escribe a mano, pues de otra forma no concibe la poesía, vocación última, auténtico yo de la portavoz: a la luz del desamor de Salinas, su poeta preferido.

Pues nada más que decir, solo que hay muchas esperanzas puestas en esta mujer y en lo que sea capaz de hacer, primero por la vivienda y después en tierras catalanas que parece ser su destino a medio-largo plazo. De todas formas puedo decir que es un orgullo para nosotras que mujeres como "la Chacón" se hagan hueco en este mundo de hombres por meritos propios y sin renunciar ni un ápice a toda su feminidad.

¡Ah, una última cosa! Como no podía ser de otra forma (tratandose de mujeres) tambien tocamos un poquitin el tema del corazón, y resulta que nuestra chica de hoy estuvo liada con el actor calvito de la serie de Ana Obregón (Ana y los 7 creo que se llamaba) No se si esta totalmente confirmado o no, yo por lo pronto he encontrado una foto en la que se los ve juntos y aqui la cuelgo.

Hasta mas ver, os quiere MARA*





6 comentarios:

NOSOTRAS dijo...

¡Hola, MARA, preciosa! ¡Qué interesante tu post y qué oportuno! A mí me cae muy bien Carmen Chacón, así que estoy de acuerdo con el nombramiento y creo que lo va a hacer fenomenal (¡si la dejan!).

El problema de la vivienda, como muchos otros, es sangrante en España y en las propias palabras de Chácón "lo que quieren los jóvenes son pisos, no explicaciones". Así que vamos a ver qué tal lleva su gestión y si mejoran las cosas en este aspecto.

Y a ver si las mujeres vamos despojándonos de culpabilidades y rémoras del pasado que ya va siendo hora. No es asunto fácil, porque tanto machismo secular por fuerza ha dejado una huella difícil de borrar. Todos juntos, mujeres y hombres, lo conseguiremos algún día...

¡Mil besos, mi queridísima amiga!

- Ada -

NOSOTRAS dijo...

Se me está ocurriendo una maldad...¿tú crees que el calvito de la serie de Ana Obregón es el mismo que se encuentra BLAU camino del trabajo? xDD

Un abrazo!

- Ada -

NOSOTRAS dijo...

Pues bravo por Carmen, la Chacón y por ti Mara, que también como todas nosotras estas "aprendiendo a ser mujer" y no morir en el intento!

Besos afectuosos de caluroso domingo de madrugada con sonidos de gaviota en el fondo.

Blau

PS/ Ada, eres una niña mala.. pero mira que ocurrencias tienes... Mi calvito es algo diferente... tiene como te diría yo, aspecto como de fauno.. y no me hagas hablar, no vaya a ser que mañana mismo se me aparezca!

trupmanias dijo...

me cae bene, bene La Chacón...

esperemos que lo haba bene, bene, bene....



buen post ;)

juan rafael dijo...

Animo, chicas, es lo que no debe de faltar. A mi me parece bien esta redistribución del gobierno a ver si cambian las tornas a mejor. Y si las mujeres están en el poder, también tienen derecho, brindo con vosotras por ello. Pero, creo, chicas, que se encargue mujer, hombre o insecto de la vivienda, no creo que cambie tanto como vosotras deseáis, porque el dinero está por medio y puede más que la justicia social.
Besos.

0 Izda dijo...

Estoy con Raphael lo de la vivienda no lo arregla ni el SÚNAMI, y la chiquita esta que a puesto ZP pinta menos que mi picha en un convento, no soy tan ingenuo como para creer que una sola persona cambien algo en lo que hay tantos intereses creados, vamos, ni de coña¡¡¡

Un achuchón mujeronas¡¡¡