jueves, 28 de junio de 2007

THAÏS SIGUE MEDITANDO


Mi abuelo paterno tocaba el violín de forma maravillosa. Era un simple aficionado, pero poseedor de una gracia y una técnica que para sí las hubieran querido muchos violinistas profesionales. Y lo más sorprendente de todo es que había aprendido a tocarlo él solito, de forma totalmente autodidacta. De la misma forma en que aprendió a tocar la guitarra, a leer, a escribir y a un sinfín de cosas más (un genio anónimo mi abuelo, ¡qué pena de genes!).

Lo malo fue cuando se le metió entre ceja y ceja, porque cabezota también era un rato, que sus tres nietas debíamos aprender a tocar el violín, ya que según él teníamos muy buen oído, cantábamos muy bien y no era cuestión de dejar desaprovechado tanto talento en la familia (¡pobre!). Así que ni corto ni perezoso se lanzó a la titánica tarea de desvelarnos los secretos de tan mágico y para nosotras enigmático instrumento, con el fin de convertir a sus tres pequeñas nietas en una réplica de Paganini ¡por lo menos!.

Ni que decir tiene que la experiencia fue un completo y sonado desastre: o a mi abuelo le faltaban paciencia y dotes para la enseñanza o a nosotras talento, interés y más ganas de aprender que de jugar (me inclino a creer que el fracaso se debió a una combinación de todos estos perversos factores). ¡Una verdadera lástima!.

De todos modos sus breves enseñanzas no cayeron en saco roto. Todavía hoy me sigue cautivando la música de violín, unas veces chispeante y saltarina, otras veces vibrante y melancólica.

Todo esto viene a cuento de que hace unos días volví a escuchar una de mis composiciones favoritas para violín y orquesta: la Meditación de "Thaïs", de Jules Massenet. Después de tanto tiempo y tantas veces escuchada, esta pieza me sigue erizando la piel y acariciando el alma con sus lánguidos e hipnóticos acordes.

Os dejo AQUÍ una versión de la misma, interpretada de forma magistral por Sarah Chang y la Orquesta Filarmónica de Berlín, y dirigida de forma muy correcta aunque algo menos magistral por Plácido Domingo (¡qué le vamos a hacer, la perfección absoluta no existe!).

¡Espero que la disfrutéis tanto como yo!

Saludos y besos,

- Ada -




(Post dedicado a mi querido abuelo J., allá donde se encuentre ahora…)

14 comentarios:

NOSOTRAS dijo...

¡Hola cariño! Soy Mara* y me ha gustado mucho tu historia de Abuelo y violin, ¡esa no me la habías contado! Me ha gustado mucho la musica, siempre que escucho la melodía de violin mi mente se traslada a Paris, cenando de noche con el hombre de mi vida mientras un hombrecito con bigotito nos deleita con la deliciosa musica! Lo más parecido a eso que he vivido es una cena en salamanca con el cateto de mi ex mientras nos daba la murga una tuna de 2ª¡

Puede que tus dedos no terminaran de aprender el oficio de violinista pero sin duda que tienen el don de la expresión y escritura.

Un enorme Beso mi ADA Madrina.

MARA*

juan rafael dijo...

¡Cuánto derroche perdido! A mi tampoco me lo habías contado, je,je.
Besos.

NOSOTRAS dijo...

¡MARA, preciosa! ¡Muchas gracias por tus palabras, eres un encanto! No te había contado esta historia porque sólo hace tres meses que nos conocemos, pero ya verás cómo poco a poco vamos sabiendo más unas de otras. Y ya verás también como con lo inteligente y dulce que eres pronto encontrarás al hombre que te merezca y sepa apreciarte en todo lo que vales, ese que hará que la música de violín suene en tu corazón...(y si no, que le den morcilla! :D)

¡Un beso enorme para ti!


JUAN RAFAEL, muchas gracias por tu visita. Lo mismo te digo a ti, si sigues viniendo por aquí irás descubriendo muchas cosas de mí...y de todas! Besos también para ti!

- Ada -

juan rafael dijo...

Oye, ¿quién es la de Valencia? ¿Ella también necesita a un hombre?
No es que quiera insinuar nada, claro está... ejem...digo yo...vamos...y bueno, ¿inteligente?...en el avatar veréis que no tengo ni un pelo de tonto, je,je. ;)
Repartíos los besos.

NOSOTRAS dijo...

JUAN RAFAEL, mira que eres curiosón...las cuatro propietarias de este blog somos guapas e inteligentes (¡toma ya!), pero por motivos diversos no estamos dispuestas a desvelar nuestra identidad, al menos de momento...¿no te gusta el misterio? Pues sigue investigando, anda... ;D

Besos mañaneros y feliz fin de semana!

A.

JOSEPH dijo...

Los abuelos siempre nos enseñaban cosas distintas, con el mio aprendi a cazar ranas en la charca y jamas olvidare los cuentos que me contaba llenos de dragones que hablaban y carpinteros con super-poderes. Mi musica preferida es la que produce un piano, al violin siempre lo vi como de acompañamiento.

Saludos chicas

NOSOTRAS dijo...

Querida Ada, ¿ me prestas a tu abuelo? Yo nunca conocí a los mios, solo a una abuela mediterranea, luchadora y marchosa, y la verdad que ese "avi" violinista autodidacta y prodigio me encantaria para mi árbol genealógico... Y dices que no sabes donde estan los genes... pues para mi salta a la vista, siempre aprendo contigo Adita, no sabia que esa pieza que habia oido cientos de veces, fuera de Massanet ni su titulo, ahora tendré que buscar en Google quien fue esa Thaïs que meditaba, de forma tan bella. Y ahora en agradecimiento dejame recomendarte una obra para violin que le encanta a mi hijo el músico: Concierto para violin y orquesta de Adam Kachaturiam, es muy bueno y lleno de energía! Un abrazo afectuoso para todas y todos,

PS/ Mensaje para Juan Rafael, ninguna de nosotras esta aqui en busca de un hombre, ¿de donde has sacado esa idea?De todos modos puedes venir por aqui cuando quieras. Un saludo

PS2/ Mensaje para Joseph, que interesante abuelo tenias tu tambien! Que haciais con las ratas que cazabais? Un saludo, Blau

NOSOTRAS dijo...

JOSEPH, los abuelos son siempre (salvo raras excepciones) una fuente inagotable de cariño, sabiduría y enseñanzas diversas. Parece ser que el tuyo también fue muy especial. Gracias por tu visita, un beso y hasta pronto.

Mi querida BLAU, contigo soy capaz de compartir hasta el aire que respiro, ya lo sabes! Así que desde hoy considérate nieta adoptiva del abuelo violinista J. Yo también aprendo constantemente de ti! De Khachaturian conocía la archifamosa "Danza del Sable" y alguna obra y cantata para orquesta y piano, pero ninguna para violín. Esta que me has recomendado es ciertamente buena y rebosa vida y energía a raudales!

Un beso muy cariñoso y hasta muy pronto.

- Ada -

trupmanias dijo...

esto crece.. seguiré observado su crecimiento ..

de mis abuelos... me quedo con la imagen de mi abuela sacando a tos sus nietos de fiesta... de hay salio el lío que vino después ji, ji, ji, ji

solo se mal tocar una corneta, que es lo mejor que quedo de la mili, y siempre me asombra oir tocar cualquier instrumento, y aprenderlo de oido eso ya chapo!!!

Anónimo dijo...

Menos mal que el abuelo no era aficionado a tocar la zambomba ni la pandereta¡¡

NOSOTRAS dijo...

¡Hola, TRUPY! Qué imagen tan tierna la de tu abuela sacando a todos sus nietos de fiesta...¡y qué atrevida la mujer, hay que echarle valor! ¿Qué lío es ese que sucedió después? Cuéntanos, me has dejado intrigada...Besos y hasta pronto!

ANONIMO, la zambomba y la pandereta tampoco son malas opciones, sobre todo en Navidad ;-)

trupmanias dijo...

que después los nietos hemos salio despendolados , todos.. no se ha librado ninguno.. pero todos buenisisisisisisisisisisisimos semos ji, ji, ji

Heredero de los Sueños dijo...

...Adoro los gemidos -sutiles y santicos- del violín, tanto como los arpegios, que por don del cielo, el viento y los cielos, purgan mis dedos...

Ustedes... el -cuarteto fémino- hacen aquí... Un Amazonas todo.

Afectos y vítores.

HdQ

NOSOTRAS dijo...

HEREDERO DE LOS SUEÑOS, muchas gracias por tu visita y tus amables palabras. Vuelve por aquí cuando lo desees!
Un beso,

Ada